La añoranza de los besos y las caricias en un jueves lluvioso de abril


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? ¿Y mamá? Por Salamanca todo tranquilo. Ya sabes que sigo con mis rutinas diarias. Varían ligeramente en función de las necesidades.

Sigue leyendo “La añoranza de los besos y las caricias en un jueves lluvioso de abril”