La reunión de genios a la puerta del museo del Prado


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. En casa. Hoy empieza otro nivel de confinamiento en Salamanca con lo que ello conlleva.

Ahora saldré a pasear un rato y ver el panorama que hay en la calle. De momento no se oye mucho jaleo. Lógico y normal, por otra parte.

Hoy he recuperado una de esas fotos que para mí son auténticos tesoros. Estás en el museo del Prado. Justo a los pies de Velazquez, un genio de la pintura.

Entonces puse una frase que escuché en una canción y que es real. Andamos justos de genios y se nos van marchando todos.

Nunca olvidaré aquel mágico viaje a Madrid, papá. Tu último regalo. Y el mejor. Lo disfruté al máximo. La razón: llevaba al lado al hombre más maravilloso del mundo.

Siempre recordaré tu infinita paciencia para terminar de arreglarme. Te estoy viendo con las invitaciones para la gala de los premios 20Blogs en la mano.

Eran tus nervios contenidos frente a los míos incontenibles. Que si me peino, me pinto los labios, me arreglo el pelo. Me pongo el vestido rojo…

Y tú mirando el reloj. Entonces no era tan consciente me reía. Mucho además. Siempre pienso que estaba feliz, pero porque sabía que me llevabas del brazo agarrada.

Fíjate que siempre valoré aquellos momentos. Parece que van a ser eternos. Hasta que un día la vida te da una ‘hostia’ (perdón por la expresión) y te arrebata lo que más quieres en este mundo.

Y en ese momento todo empieza a perder algo de sentido. Te intentas aferrar a recuerdos, a instantes…

No sabes lo que daría por volver a abrazarte. A que llegara a casa y hubiera siempre una cálida y acogedora sonrisa. Una mano que me sujetara con fuerza cuando tenía los nervios a flor de piel.

Mi héroe, sí. Definitivamente mi héroe. Cada segundo que pasa lo sé mejor.

La chica extrovertida se convirtió en todo lo contrario. Introvertida y algo aburrida, incluso. Yo diría que hasta poco simpática, pero es normal. O al menos eso quiero pensar.

Te prometo que poco a poco iré intentando cambiar y volver a ser yo. Bueno, pituco. Te dejo por hoy, que quiero empezar a hacer cosas. ¡Cuidate mucho y cuida de mi princesa! ¡Os quiero! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s