Rememorando aquel 28 de junio y el banquete de bodas


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. En casa. Se presenta un domingo tranquilo. El último del otoño. Mañana llega el invierno.

Mirándolo por el lado bueno, solo quedan tres meses para que vuelva la primavera. Soy muy pesada, pero un rayo de sol cambia por completo la manera de comenzar la jornada.

Aunque no te lo parezca, ahora se está al sol tan a gusto. Parece una mañana de finales de septiembre o algo así. Dan ganas de prepararse un rico aperitivo y disfrutar de este día que nos ha regalado diciembre a las puertas de la Navidad.

Hoy he rescatado la foto de un lugar que marcó vuestra vida y la mía: el hotel Emperatriz.

Allí se celebró vuestro banquete de boda. Paso algunas veces por allí y, aunque está cerrado, me gusta pararme y mirar.

No estuve allí, pero os imagino tan guapos como estabáis en vuestro enlace y las mil y una a anécdotas que os pasaron y no puedo evitar sonreír.

Con lo serio que eras por aquel entonces, no te imagino de mesa en mesa saludando a los invitados, la verdad.

Te veo más bien celebrando con unas buenas copas que te habías casado con la mujer que te gustaba: mamá.

Tan bonita que iba. Sencilla y elegante. Con una cara preciosa y un vestido de princesa. No me canso de mirar esa foto.

Quizás fuera la novia con un traje sencillo, pero estaba preciosa con su melena lisa y un poco de maquillaje. Una piel de porcelana y una tímida sonrisa en el posado tras la ceremonia.

A veces me pregunto como tú, ateo convencido, te casaste por la iglesia. Supongo que era lo que se llevaba entonces. También sé que si volvieras a nacer, no lo harías así. No quiero equivocarme, pero veo más viable esa opción.

Bueno, pituco. Te dejo por hoy. Cuídate mucho y cuida de mi princesa. ¡Os quiero! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s