Mañanitas de sábado entre charcos, árboles y estampas navideñas


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. En casa. Aprovechando este sábado frío para hacer cositas. Ha llovido toda la noche. Miro al cielo y está gris, como tus ojos.

Y si pierdes la mirada unos minutos, un tenue rayo de sol se deja entrever en el horizonte.

El viento corta la cara cuando sales a la ventana, pero al final es una suave caricia. Una de las palabras más bellas del diccionario puede ser acariciar.

Casi es la hora de comer. Hoy ando más tardía que de costumbre. Y no me gusta escribir tan tarde, porque a esta hora comienza a darme una ligera modorrina.

Mira tu querida Salamanca. Hoy le falta la luz. Parece que estuviera triste, que el cielo llorara por algo.

Y creo que es al contrario. Se está preparando para la conjunción planetaria del lunes, donde de nuevo habrá un espectáculo único que podremos ver si las nubes lo permiten.

Y sí. Una vez más pondré a Frank Sinatra. Y bailaré. Bailaré. Como lo hago siempre. Mis pies no me dejan parar más que lo justo y necesario. Y yo se lo agradezco, sinceramente.

Dejaré que ese “Fly me to the moon” suene alto y fuerte. 19 de diciembre ya, papá. Hemos superado el medio año de confinamiento y ya leo en las redes sociales que se ha suspendido la Feria de Sevilla, que ni me va ni me viene (es muy bonita, pero no estaba en mis planes para las tres siguientes vidas.

Y entonces piensas: “Cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar”.

Pero bueno. En mi diario mental de hoy, me quedo con las imágenes de hace cuatro años de mamá y yo en la Plaza Mayor. Haciéndonos fotos, comiendo chocolate con churros y preparando los regalos de Navidad. Felicidad en estado puro.

Bueno, pituco. Te dejo por hoy, que ya es el momento de almorzar. ¡Cuidate mucho y cuida de mi princesa! ¡Os quiero! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s