Los rosados despertares de un frío día de noviembre


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. Madrugando un día más. Y lo cierto es que, cuando te asomas a la ventana, compensa ver el amanecer.

Sigue leyendo “Los rosados despertares de un frío día de noviembre”