El poder sanante de la música en un día de lluvia y manta


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Por aquí pocas novedades que contarte. Así despertaba Salamanca este 25 de octubre.

Primer amanecer después del cambio de hora. Una mañana tristona, que invitaba más a quedarse en casa que a salir, pero un poco de aire fresco nunca viene mal.

Y de mesa camilla, de chocolate, de bizcochos… Una tarde dulce. De desconexión, de disfrutar de esta nueva normalidad desconectada de móviles, desconectada del mundo. Simplemente mirando por la ventana y viendo caer la lluvia. Con música de fondo y una pereza infinita.

Es la época de sacar todos los pijamas, la mantita y buscar un ratito para escribirte.

La foto es de la calle Zamora a primera hora del día. Como verás está casi todo preparado para la Navidad. Estaba vacía. La nueva normalidad hace que todos estemos en casa antes.

Suena ‘Entre tú y mil mares’. Mi mente viaja hasta Nueva York. Fue la primera canción que sonó en la radio. Y me sentí como en casa. Tan lejos y tan cerca. Es increíble el poder sanador de unas notas musicales.

Bueno, pituco. Te dejo. ¡Cuídate mucho y cuida de mi princesa! ¡Os quiero! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s