Buscando luces de colores entre charcos y diluvios


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. En casa. No veas qué frío hace hoy en Salamanca. Los paraguas han tomado las calles. Busco un arco iris en el cielo, pero no lo encuentro.

Aunque de vez en cuando sale el sol, las nubes eclipsan cualquier atisbo de color o de luz en este jueves de otoño en el que disfrutaremos de una de las últimas tardes de luz antes de que la madrugada del sábado al domingo cambie la hora.

Hoy me paré junto a tu banco. No había manera de sentarse, como es lógico, pero sabes que yo y todos los que te querían, al pasar por ese lugar, tenemos tu imagen.

La del papá divertido, feliz, que esperaba impaciente a que llegaran las ocho de la tarde para salir a dar nuestro paseo vespertino.

Supongo que por esta época ya estábamos esperando las primeras castañas de la temporada, que ni tan siquiera nos gustaban, y que llevábamos a mamá o guardamos en los bolsillos de los abrigos para trastear un rato después.

Y es que trastear siempre ha sido nuestro ‘deporte’ favorito. Cualquier cosa era buena para hacer un nuevo invento con el que pasar el día, la tarde, la noche y hasta la madrugada.

Y en verdad que se echan de menos aquellos fines de semana de motos desde Asia en los que estábamos nueve días enteros sin dormir.

Con tostadas de pan y mantequilla, zumo y excepcionalmente, alguna mañana, churros. No creas que no se extrañan aquellas madrugadas infinitas que terminaban con tu paciencia y me dejaban agotada unos cuantos días.

Esta noche hay lluvia de estrellas, las Oriónidas. Así que aprovechando que además no se puede andar por la calle hasta muy tarde, lo mejor será coger una mantita, asomarse a la ventana y disfrutar.

Bueno, pituco. Te dejo por hoy. ¡Cuídate mucho y cuida de mi princesa! ¡Os quiero! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s