Dibujando corazones de arena con la relajante música del mar


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. Dibujando corazones en la arena, junto al mar. Y sumergiendo mis pies en las gélidas aguas del cantábrico.

Hace fresco a estas horas de la mañana, pero el sol empieza a calentar y nos regala amaneceres maravillosos.

Solo tienes que cerrar los ojos y disfrutar del olor a sal, del relajante sonido de las olas, de ver a los niños corriendo para empezar su clase de surf.

Y mientras escribo esto, pienso si voy a ser valiente y me voy a meter en el agua. Ganas no me faltan, desde luego, aunque creo que la salida estará peor.

Qué tendrán el sol, la brisa y el mar para hechizarme de esa manera. Tengo la sensación de que podría estar en alguna playa durante todos los días de mi vida.

Aquí me siento libre. Y dejo que mi cara se llene de pecas, mis piernas apenas las siento por el frío del agua.

Pasa por mi lado un señor con una cazadora azul. Lo miro y no puedo evitar acordarme de ti. Transmite la misma ternura.

Hace dos años me embarcaba en la mayor aventura de mi vida. Viajar sola a Australia. Llevaba una camiseta que ponía ‘Make it happen’, una de mis frases favoritas.

Me quedaban 36 horas para llegar a mi paraiso, pero llevo el corazón partido, porque sabía que no estabas bien y que quizás te hacía más falta a tu lado.

Es cierto que cada uno de los días que pasé allí contaron. No desperdicié ni un segundo. Sabiendo, quizás, que sería la primera y la última vez en volver.

Ahora toca aceptar la nueva realidad, la de las distancias, las mascarillas y los geles hidroalcohólicos. Y cuesta, peque.

Me hubiera gustado verte en esta situación, pero pienso que también te afectaría bastante al carácter. Al fin y al cabo, somos bastante parecidos en muchas cosas. Y me siento agradecida y afortunada por ello.

Bueno, pituco. Te dejo por hoy. Me quedo escuchando esta banda sonora que la naturaleza nos regala algunos días.

¡Cuídate mucho y cuida de mi princesa! ¡Os quiero! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s