El primer aniversario de uno de los días más felices de mi vida


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. En casa. Hace una mañana fresquita. Hemos recibido octubre con las temperaturas bajas. No ha faltado mi paseo matinal. Más corto de lo habitual por la rasca que hacía a primera hora de la mañana.

Hoy es un día de muchos sentimientos encontrados para mí. Justo hace un año estaba en Madrid para vivir una de las jornadas más bonitas tras tu irreparable pérdida.

A estas horas estaría en Madrid, con mamá. Teníamos reservada mesa en Casa Botín, uno de tus restaurantes favoritos.

Llevaba una pequeña maleta cargada de ilusiones, de esperanza y un gran sueño: que cuando llegara el momento de anunciar los ganadores, en esa pantalla del Caixa Forum apareciera ‘El Lazarillo de ojos grises’ como ganador.

Dejar el odioso mundo de los finalistas y sentir la emoción de subir a ese escenario a recoger el anhelado galardón.

Mi cara refleja felicidad, orgullo, satisfacción. Los nervios se notaban al hablar. Me faltaba una mano para pedirme calma al pronunciar mi pequeño discurso.

Miré al cielo. Fue un gesto espontáneo. No llevaba nada pensado, porque así fue mayor la sorpresa. Y en esa mirada se vislumbraba una mujer feliz, con ganas de comerse el mundo. Con mil cosas por hacer.

Y así seguí. Siempre con la mente ocupada en varias historias que me dejaban poco tiempo para pensar en nada más que buscar otro proyecto.

Hoy siento nostalgia de aquel día, que tuve la fortuna de compartir con mamá. Qué guapa se puso para ir a la gala, a la que también asistieron Marta y mi querido amigo Manolo.

Aunque le daba un poco igual todo el tema de la moda, aquella noche quería estar bonita. Sacó su lado más coqueto. La estoy viendo disfrutar como hacía tiempo que no se lo pasaba de bien.

Los nervios le jugaron una mala pasada. Tuvo una caída que quedó en un susto. Luego, cuando llegó la hora del cóctel, se le olvidaron todos los males.

Ya sabes que ella disfrutaba mucho comiendo. Le gustaba casi todo. Tenía un paladar y un estómago que ya quisiera para mí.

Hoy recuerdo el maravilloso trato que tuvimos, el honor de conocer a una gran profesional de la comunicación, como es Encarna Samitier, el privilegio de recibir mi premio de manos de la ministra y, por supuesto, de estar con el resto de bloggers que concurrieron en esa edición.

Han pasado 365 días ya. Y me parece que fue ayer.

Mafalda se ha quedado huérfana, peque. Su creador, Quino, murió hace apenas unas horas. Y con él se va otro trozo de nuestra infancia. Odiaba la sopa, como yo.

Hay mil frases que me divertían, pero una en especial. ¿Por qué toda la ropa que me gusta encoge? Es una manera mucho más simpática de decir que había engordado.

En fin. Cosas de niños. Bueno, pituco. Te dejo por hoy, que es hora de almorzar y aún no sé ni lo que voy a comer.

Cuídate mucho y cuida de mi princesa. ¡Os quiero! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s