El brillante espejo que llena de luz el río Tormes


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. En casa. Hoy ha sido una mañana intensa. He recorrido Salamanca de punta a punta en apenas 2 horas.

Más de 18 kilómetros he hecho. Lo único es que nunca encuentro el momento de parar. Es como si recién levantada me dieran cuerda y mis pies tuvieran vida propia.

Te escribo ahora que estoy bastante cansada. Bostezo, pero no me quiero quedar dormida. Es la hora en la que algunos disfrutan de un buen café en una terraza o en su defecto de una buena siesta.

¿Sabes? He visto algunas urracas. Siempre que me encuentro con una, busco la otra. Recuerdo que un día me dijiste que nunca iban solas.

Estábamos en la piscina. Solían pasar por allí con frecuencia. Y sí. Siento que eran como tú y yo. Inseparables.

Te he hecho una foto del río, con la zona monumental al fondo. Así puedes admirar toda la belleza de los amaneceres charros.

Este 28 de septiembre nos ha regalado una imagen preciosa. El cielo azul, alguna tímida nube asomando en el horizonte y un ‘espejo’ maravilloso en el que reflejarse.

Bueno, pituco. Te dejo por hoy, que tengo que hacer cosas. Cuídate mucho y cuida de mi princesa. ¡Os quiero! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s