Los últimos ocasos estivales al son de los viejos vinilos


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. En casa. Sin muchas novedades que contarte. En mi paseo matinal me encontré con estos vinilos.

Nirvana, Alejandro Sanz… De ayer. Pero al final siempre te gusta volver a escuchar esa música en la radio. Mucho más relajante que el incesante ruido de sirenas por la ciudad.

Es 3 de septiembre. Cualquier otro año las calles anunciarían el inminente inicio de las fiestas, de las casetas, de las tardes de toros, los conciertos, los fuegos artificiales…

Pero éste ni tan siquiera La Mariseca luce en lo más alto de la Plaza Mayor y la única música que oiremos será la de esos vinilos.

Eso sí, con la esperanza de que el próximo todo sea como antes, a sabiendas que ahora se antoja como algo utópico y lejano.

Está empezando a anochecer. Y solo son las nueve. Toca disfrutar de la puesta de sol, de esa mágica luz que desprende el cielo antes de que la luna aparezca.

Una luna que ayer estaba llena, acompañada del lucero del alba. Una maravillosa estampa que, a los sones de la música de siempre, generan una sensación única.

Bueno, pituco. Te dejo por hoy que ya es tarde. ¡Cuídate mucho y cuida de mi princesa! ¡Os quiero! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s