‘Lazarilladas’ a orillas del Tormes


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. Al solete. Cogiendo un poco de vitamina D. Los termómetros han vuelto a subir. Hay 33 grados y el verano ha retornado a la ciudad.

En mi paseo matinal he ido a saludar a tu ‘Lazarillo de Tormes’. A Lázaro y al ciego, que disfrutaban a orillas del Tormes del hermoso paisaje que se vislumbra cuando el sol empieza a brillar en lo más alto del cielo.

Son testigos mudos de tantos y tantos momentos. Antes la gente solía salir a pasear, pero desde que llegó el confinamiento, somos más los que cada mañana salimos a tomar un poco de aire fresco, aunque sea con mascarilla.

De momento ellos se han librado. Ni gel hidroalcohólico ni cubrebocas. Son inmortales. Fruto de la imaginación de un genio de las letras que creó a dos personajes que siguen captando las miradas de los que pasamos por allí casi todos los días y de los que visitan por primera vez la ciudad.

Cuántas veces saldrían de tus labios aquellos párrafos que sabías de memoria. No en vano era tu libro favorito.

Ese y ‘Brujas la muerta’, sin olvidar, claro está, todos los de Ramón María del Valle Inclán, Pérez Galdós y alguno más que me dejaré en el tintero. Conscientemente.

No sé, papá. Ahora mismo son muchas las sensaciones que recorren mi cabeza. Tengo una especie de puzzle interno, donde las piezas no encajan bien y, de vez en cuando, saltan por los aires, provocando una auténtica hecatombe de emociones.

Unas veces canalizadas en risas, otras en nervios, alguna lágrima. Complicado de explicar en tan pocas líneas.

La foto la tomé para ti. Lógicamente es mejorable, pero la intención es que veas lo bien que se conservan dos de los personajes más emblemáticos de la picaresca española.

Bueno, pituco. Te dejo por hoy. Cuídate mucho y cuida de mi princesa. ¡Os quiero! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s