La boti bota, el hula hop y otros divertidos juegos de verano


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? ¿Y mamá? Por Salamanca bien. En alerta amarilla por el calor, pero es lo normal en estas fechas.

.

6 de agosto. Seguimos contando y descontando días de este 2020. Hoy, como casi siempre, he amanecido temprano. A las siete ya había 23 grados y lo que más me apetecía era salir a caminar.

Y así lo hice. Deportivas, camiseta y mochila y a hacer un poco de ejercicio, que nunca viene mal.

Como intento variar el recorrido, pasé por Carmelitas y tomé una foto del paseo. A mi mente retornaron algunos momentos de la niñez, de la adolescencia y de ahora mismo.

Salíamos del colegio y mamá siempre iba a buscarnos con un buen bocata, que devorábamos hambrientas después de unas cuantas horas de lecciones y juegos con el resto de niños que iban al colegio.

Luego llegaba la hora de jugar en la plazuela. Corríamos, saltábamos, reíamos… Todo felicidad. Lo que viene siendo una niñez maravillosa.

Desde la boti bota al hula hop pasando por una simple comba. Cualquier ‘invento’ era bueno para matar el rato y disfrutar.

Qué bonito recordar aquella época con una sonrisa. Y ver las trastadas que hacíamos. ¿Verdad?

Y tú, que fuiste haciendo niño mientras que nosotras íbamos llegando a la adolescencia, jugabas con nosotros. Te costó coger esa buena costumbre, pero al final lo hiciste.

Siempre hay un momento de la vida en el que comienza una especie de regresión en el tiempo. Y en la época que estamos viviendo ahora mismo, cualquier válvula de escape es buena para romper con la monotonía.

Caminar, escribir, leer, meditar… Todo menos estar cruzada de brazos viendo cómo el reloj marca los minutos. No creo que haya algo más inquietante que eso.

Bueno, pituco. Te dejo por, que ya es tarde. ¡Cuídate mucho y cuida de mi princesa! ¡Os quiero! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s