Martes de moras, portadas de revista y divertidas anécdotas de antaño


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. En casa. Hoy te escribo un poco más tarde de lo habitual. Me desperté un poco cansada y no di mi habitual paseo mañanero, pero no pasa nada.

Quizás el cuerpo me estaba pidiendo un poco de calma después de tanto trajín diario. Supongo que fue eso.

Es 4 de agosto ya. Un día en el que la noticia más comentada es que el Rey emérito Juan Carlos se va de España.

Mira la portada de ‘El Jueves’. Seguro que estás sonriendo. Me la envió nuestro amigo Manolo.

Yo también sonrío. Aunque no la he comprado, me imaginaba que harían una cosa parecida a la que te he puesto como imagen de este post.

Y lógicamente se me vienen a la cabeza muchos recuerdos. No era tu publicación favorita, pero sí te gustaban algunos de los personajes que semanalmente salían en sus páginas interiores.

Hace ya bastante tiempo (no sabría decirte exactamente cuanto), estábamos los dos en Santander. Llegábamos de la playa de darnos un chapuzón y pusimos la televisión.

Anunciaban la publicación de una portada que iba a traer cola. Tú dormías la siesta plácidamente. Y yo, que era aún más inquieta que ahora, bajé rápidamente al quiosco más cercano para comprarla.

Y sí. Hubo suerte. Conseguí un ejemplar que rauda subí a la habitación para darte la sorpresa cuando despertaras.

Hoy me ha llegado a mí otra. Fidel cogió las primeras moras de 2020. Qué divertidas aquellas mañanas de excursión tempranera con los piscineros. Cogíamos un papelón de churros y nos lanzábamos a la aventura.

Y no nos pasaron cosas ni nada. Al final lo que más nos gustaba era llenar un cubo hasta arriba. Unas veces habíamos aguardiente, otras mermelada… En función de lo que nos apetecía.

La verdad es que las aventuras de los piscineros habrían dado para escribir un libro de humor. ¡Nunca es tarde!

Bueno, pituco. Te dejo por hoy. Cuídate mucho y cuida de mi princesa. ¡Os quiero! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s