La tierna imagen de mis dos amores en una noche de verano


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? ¡Felicidades! Hoy es San Ignacio. Tu santo. 31 de julio ya.

Se nos marcha otro mes y ya van 7 de 2020. Rebuscando en mi archivo de fotos de Facebook, encuentro una que yo creo que me produce tanta felicidad como nostalgia.

Felicidad por la ternura con la que tienes cogida a mamá por el hombro. Y tristeza porque era la víspera de que te ingresaran en el hospital.

Recuerdo que ese día te regalé una botella de Remelluri y una bolsa nueva para la piscina.

Como cosa rara, la guardaste en el armario. Preferías festejar lo que fuera al regresar a casa. Lo hiciste, pero antes pasaste un mes y siete días de auténtico calvario postrado en una cama.

Fue un verano complicado por muchas cosas. Éste lo está siendo por otras.

Hoy madrugué para pasear. A las 7.30 de la mañana ya había 26 grados marcando el termómetro. Pero eso no me quitó las ganas de ponerme las deportivas y darme una caminata de casi 10 kilómetros.

Ahora directamente prefiero no mirar ningún dispositivo donde ponga los grados que hay.

Es casi la hora de comer y los ojos comienzan a cerrarse. Estoy cansada, peque. Es difícil conciliar el sueño temprano con este bochorno. Y al final vas sumando y sumando y llega un momento en el que tu cuerpo te pide parar.

Parar para cerrar los ojos, desconectar de todo y sonreír. Una hermosa palabra y quizás el gesto más bonito que puede regalarte una persona.

Hay veces que sobran las palabras. Un simple gesto te sirve para decir todo sin ni siquiera abrir la boca.

Suenan sirenas. Es el ruido más escuchado del verano, por desgracia. Policía, ambulancia y ahora incluso bomberos.

No sé si te tengo que contar algo más. Creo que no, pero si hay alguna novedad, te la diré por aquí. ¡Cuídate mucho y cuida de mi princesa! ¡Os quiero! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s