La tierna historia del hombre de mirada dulce y doble de café


¡Hola, papá! ¿Qué tal estás? ¿Y mamá? Yo bien. Me duele un poco la cabeza. Será el sofocante calor que cae sobre Salamanca.

Sigue leyendo “La tierna historia del hombre de mirada dulce y doble de café”