El anuncio del fin del mundo en el calendario maya y otras historias de mi niñez


¡Hola, papá! ¿Qué tal estás? ¿Y mamá? Yo bien. En casa. Hoy no he salido a pasear. He preferido hacer un poco de ejercicio aquí y tener una mañana tranquila.

Es 18 de junio, festividad del Cristo de Cabrera, patrón de Las Veguillas. Allí, en su ermita, te gustaba pasar horas de reflexión y meditación. También huíste allí el día de la boda de los actuales Reyes. Nunca te gustaron esos acontecimientos que mucha gente seguía a través de las pantallas de la televisión.

Yo solo fui vez a la romería, por motivos laborales. Compré un pequeño souvenir que aún está en mi Clio rojo. Lleva allí más de 20 años y, por el momento, me ha dado suerte y no he tenido ningún percance grave al volante.

Ayer fue el cumpleaños de tu hermana, Delia. 89 años cumplió. Casi nada. Solo le quedan 8 para alcanzar a la abuela.

Por la noche estaba mirando las noticias y una de ellas me impactó. Decía que el fin del mundo será el próximo día 21. Y entonces no pude por menos que reírme.

La situación es complicada, pero no para que todo esto se vaya al garete en 3 días. Con la de cosas que nos quedan por hacer todavía.

Creo que ya lo he contado, pero cuando era niña y lo anunciaron, corrí llorando a tus brazos. Me asustaba la idea de que todo terminara sin saber por qué.

Tú me tranquilizabas. Me decías que no era posible que eso sucediera. Creo que estábamos de obras en casa. Me comentabas que si el mundo se fuera a terminar no haríais nada de eso.

Y yo me iba llorando a la cama. Pensaba que realmente éramos eternos. Quizás lo seamos. No en cuerpo, pero sí en alma y en la huella que vamos dejando en nuestro devenir por esta extraña y hermosa palabra llamada vida.

He rescatado una foto de cuando eras joven. Guapo siempre, pero esta me parece que refleja muy bien tu carácter. Mirando al mar con esos ojos grises que me sirvieron de inspiración para escribir este blog.

Bueno, pituco. Te dejo por hoy. ¡Cuídate mucho y cuida de mi princesa! ¡Os quiero! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s