La hechizante mirada de Ingrid Bergman al son de ‘As time goes by’ (Casablanca)


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? ¿Y mamá? Yo bien. En casa. Hoy he tenido un día tranquilo. Ha sido mi primera mañana de salir a tomar un aperitivo fuera de casa.

Se agradece salir a la calle un ratito y disfrutar con las amigas de una amena charla y un típico tapeo español. Todo con moderación, eso sí.

Nada de excesos ni de alcohol. Comidita sana y agua fresca para mitigar el fuerte calor que ha hecho hasta ahora.

Anoche pusieron ‘Casablanca’ y recordé la mágica mirada de Ingrid Bergman.

Creo que era una de tus actrices favoritas, por no decir que la que más. Su hechizante mirada te volvía loco.

Y la canción: ‘As time goes by’ (Tócala otra vez, Sam), que yo misma estuve meses ensayando para que sonara en la presentación de tu libro póstumo.

“El tiempo pasará y nunca volverá”. Qué gran frase. 10 de junio ya. Nos robaron el mes de abril, marzo mayeó y mayo nos trajo un poco de todo.

A mi cabeza viene ahora una imagen siendo niña yo. Estábamos sentados en una terraza en Almuñecar.

Tú me dijiste la famosa frase de esa película y yo no quería entenderte. Me parecía irreal que el tiempo pasara, pero sí. Pasa. Y rápido.

Me explicabas que el momento que estábamos viviendo no volvería a suceder jamás. Me tomaste la mano, yo creo que por mi cara de sorpresa, y me pusiste a reflexionar: “Mira, Patricia. Esa estrella que está ahí ya habrá cambiado de sitio, ese señor que pasa por la calle, habrá avanzado un metro, esa flor habrá rotado ligeramente…”. Mil ejemplos hasta que lograste convencerme.

Y sí. No me quedó más remedio que aceptar que aquello era así. Pura realidad.

Pero bueno. Hay que asumir las cosas como vienen y no pensar en mucho más.

Bueno, pituco. Te dejo por hoy, que ya es tarde y tengo que seguir con mi rutina diaria. Cuídate mucho y cuida de mi princesa. ¡Os quiero! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s