El candado que nos une en la eternidad de un paraje para soñar y relajarse


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? ¿Y mamá? Por Salamanca todo tranquilo. Hoy también he madrugado. Volví una vez más al Huerto de Calisto y Melibea

Sigue leyendo “El candado que nos une en la eternidad de un paraje para soñar y relajarse”