La primera visita a mamá después de tres meses de confinamiento y la terraza florida y hermosa


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? ¿Y mamá? Yo en casa. Todo tranquilo. Esta mañana madrugué como siempre y puse rumbo al cementerio. Hacia mucho tiempo que no se podían visitar esos lugares con el confinamiento.

A pesar de que soy fuerte y hago todo lo posible por divertirme, el cuerpo me pidió llorar. Y así lo hice. Lloré. Como una niña pequeña.

No se pueden describir las emociones que te pasan por la cabeza en ese momento.

Escribiendo este post aún sigo con lágrimas en los ojos. Aunque hace un día radiante mi optimismo está un poco tocado.

Ahora voy a probar mi faceta de jardinera. He ido a coger unas petunias para dejar la terraza hermosa.

Después de la caminata no sé si haré ejercicio o simplemente me dedicaré a cambiar flores y tomar un poco de vitamina D.

Queda nada para que termine mayo y parece que es julio. Hoy alcanzaremos los 28 grados, por lo menos.

Si todo sigue así, las piscinas abrirán el 1 de julio, aunque no sé yo si será posible acceder con tantas medidas de seguridad.

He ido a ver a mi amiga Angela. Tiene un huerto con tomates, lechugas, espinacas y también hace mascarillas. Me ha regalado una blanca y roja para cuando se acerquen los ‘sanfermines’.

Ya he terminado de plantar. Mira qué bonitas han quedado las petunias 😍.

Seguro que mamá está sonriendo viendo sus plantas florecer. Poco a poco habrá que ir llenando el resto de jardineras, pero hoy era mi primera vez.

Siempre hay un comienzo para todo. Nunca es tarde para reconciliarte con el pasado, con los amigos, con la vida, con las personas que siempre han estado a tu lado en los momentos difíciles.

Bueno, pituco. Te dejo por hoy. Que se acerca la hora de comer y es tarde. ¡Cuídate mucho y cuida de mi princesa! ¡Os quiero! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s