Los ‘fernanditos’ y los bizcochos de tus exquisitos desayunos matinales


fernaditos

¡Hola, papa! ¿Qué tal ? ¿Y mamá? Por Salamanca todo tranquilo. Hace un día espléndido. Temperaturas altas y da gusto salir a la terraza a tomar el sol. Me he levantado temprano, como casi siempre. Y ahora estoy comiendo un poco de sandía fresquita para hidratar mi cuerpo.

Rebuscando en mi amplio archivo fotográfico he encontrado uno de tus dulces favoritos: los ‘Fernanditos’, que con tanto cariño te íbamos a buscar al horno San Fernando.

Antes de acostarte o después de comer te gustaba saborear su rico sabor. Te relamías. Igual que con sus bizcochos. Al despertar, mamá te tenía preparado un tazón de leche con Cola Cao. Y así comenzaba tu jornada.

Después cogías el ordenador para leer la prensa digital. A veces te confundías y me llamabas un poco nervioso, porque le habías dado a alguna tecla. Y si además sonaba el teléfono móvil, ya era el completo.

Hoy no he hecho ejercicio aún. Prefiero cogerme mi toalla y seguir con una buena dosis de vitamina D.

Parece que el confinamiento se alarga y de momento no hay fecha exacta para recuperar una ‘normalidad’ que nunca volverá a ser igual. Ya hay comercios abiertos, pero las medidas de seguridad son extremas y es obligatorio el uso de geles desinfectantes y mascarillas para acceder a ellos.

También comienzan a funcionar algunos locales de restauración, aunque fundamentalmente despachan comida para llevar.

Te cuento alguna efeméride para recordar hechos históricos. El explorador portugués Vasco de Gama se convierte en el primer europeo en alcanzar la India por mar al llegar a Calicut, en la costa Malabar, en busca de especias. Con este viaje inaugura la vía marítimo comercial de la ruta de las especias, un hecho esencial para la expansión colonial y mercantil del pequeño reino de Portugal, convirtiéndolo en potencia naval  y comercial a lo largo del siglo XVI.

Bueno, pituco. Te dejo por hoy, que quiero hacer cositas esta mañana. Cuídate mucho y cuida de mi princesa. ¡Os quiero!

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s