Tres años de nuestro último viaje a Madrid para vivir la final de los Premios 20Blogs


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? ¿Y mamá? Por Salamanca todo tranquilo. Ha amanecido un día de sol y luz. De esos que te cargan las pilas de energía y buenas vibraciones.

Supongo que te acuerdas. Hace tres años íbamos camino de Madrid. A la final de la entrega de los Premios 20Blogs, en la que yo era finalista.

A estas horas ya estábamos en el tren para iniciar nuestro último viaje juntos. Y por eso se ha quedado marcado en mi mente y en mi corazón para siempre.

Allí descubriste los ‘Cabify’. Para ti era nuevo lo de ir en un coche que te dejaba en tu destino con una tarifa fijada y todo tipo de comodidades.

Después de dejar nuestro equipaje en el hotel Mora y visitar el exterior del Caixa Forum, nos fuimos a comer a Casa Botín. Miro las fotos y tengo una cara de felicidad infinita, rescolgada de tu brazo, con mi cabeza en tu hombro y una sonrisa gigante.

Cuando salimos de almorzar viste la Plaza Mayor. No te importó que hubiera un montón de escaleras. Subimos allí y nos tomamos un copazo para brindar por nosotros.

Ibas guapísimo con tu jersey de pico azul. Recuerdo cada segundo de esos dos días en la capital. Luego te marchaste al hotel y yo a la peluquería, para variar.

Llegué con la hora pegada al inicio del acto. Tú ya estabas arreglado y nervioso. Te dije que te tranquilizaras, porque aunque yo estaba peor, tenía que pintarme y ponerme aquel impresionante vestido rojo de Koseri que me regalaste por mi cumpleaños.

Luego caminamos hacia el Caixa Forum. Los dos llevábamos una sonrisa nerviosa donde la felicidad se intercalaba con un nerviosismo extremo ante lo que nos esperaba.

En la alfombra roja coincidimos con Carmen Posadas y con otras muchas personalidades de la cultura, política y otros rangos sociales.

El acto empezó con una actuación de mi mago favorito, Jorge Blass, que hizo unos trucos que una vez más me dejaron boquiabierta.

Comenzaron los premios. Los nervios iban aumentando a medida que los presentadores decían el nombre de los ganadores.

Llegó el turno de deportes. Agarré con fuerza tu mano y esperamos. No pudo ser, peque. Ese año fui la primera de las perdedoras.

Luego llegó el cocktail. Con la habitual amabilidad de la organización, te habían preparado una silla especial para ti. Nos trataron genial. Luego ya nos fuimos a dormir. Yo un poco desencantada, pero tremendamente feliz por ese último regalo que me hiciste antes de marcharte para siempre.

Bueno, pituco. Te dejo por hoy, que tengo que hacer cositas. Cuídate mucho y cuida de mi princesa. ¡Os quiero! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s