Los abrazos y recuerdos de una comida especial en Vega de Tirados


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? ¿Y mamá? Por aquí todo tranquilo. Esta mañana la he dedicado a las tareas domésticas. Barrer, fregar, limpiar el polvo…

Ya sabes. Lo normal en este confinamiento. Al final vamos a desgastar los azulejos de tanto frotar.

Pasé por tu despacho y abrí un sobre con fotos. Y encontré una de mis favoritas. Mamá y tú, cogidos del hombro. En Alba de Tormes.

El año no lo recuerdo, pero sí ese momento, en el que yo os miraba felices y daba gracias a la vida por haberme regalado unos padres tan maravillosos.

Habíamos ido a comer al restaurante Rivas, en Vega de Tirados. A ti te pusieron una botella de vino de Viña Ardanza (Reserva especial 2001),que te fascinó.

Y como ya sabes que si me pedías la luna, yo te la iba a buscar, removí cielo y tierra hasta que di con otra igual.

Después de días mirando por Internet, hallé una en una tienda de Madrid, llamada Flamenco Chueca.

El propietario tenía varias botellas más, pero al recibir mi llamada, consultó con la experta que tenía en la tienda y de inmediato retiró todas las que quedaban en stock, porque sabía que eran muy difíciles de encontrar.

Aún recuerdo tu cara cuando abriste el regalo que te di. Ahora ya es misión imposible conseguir otra, que yo sepa. Y además, no me gusta mucho el vino.

Me he despertado tarde. Tampoco he hecho ejercicio. La climatología ha cambiado y las temperaturas han caído ligeramente. Hay que dejar de nuevo la manga corta y los tirantes y coger una chaqueta más gruesa para salir a la calle.

Anoche estuve haciendo meditación. Es relajante. Cierras los ojos, inspiras, expiras y vas dejando que tu mente se vacíe de pensamientos negativos. Es una sensación gratificante.

Si me vieras seguramente te reirías. Por eso te lo cuento yo.

Parece que el confinamiento se alarga más de lo previsto inicialmente, pero ya llegarán épocas mejores.

Bueno, pituco. Te dejo por hoy, que se acerca la hora del almuerzo y mis tripas rugen. ¿Sabes cuál es mi nuevo vicio confesable? Las almendras.

De hecho ahora cogeré cinco o seis para que me aporten un extra de energía.

Bueno, pituco. Te dejo por hoy. ¡Cuídate mucho y cuida de mi princesa! ¡Os quiero! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s