El Día de la Tierra nos regala un amanecer de ensueño y una lluvia de estrellas


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? ¿Y mamá? Yo tranquila. En casa. Terminando de desayunar y contemplando el maravilloso amanecer que nos ha regalado este miércoles.

Después de la tormenta siempre sale el sol. Y espero que así que la tempestad que ahora mismo recorre el cuerpo de algunas personas afines a mí, se torne en instantes de magia, de felicidad, de vida…

Si. Hoy me he levantado con el lado tierno y sensible. Yo creo que esa luz del amanecer me inspira, igual que espero que lo haga la lluvia de estrellas que esta noche se podrá ver gracias a que la luna menguante no iluminará lo suficiente para eclipsar tan maravilloso fenómeno astrológico.

Hace fresquito todavía, pero ya sabes que esta luz me da fuerzas para continuar con el día a día. Y soñar. Soñar con un futuro no muy lejano, en el que termine este encierro que nos está trastocando el ánimo.

Mañana es el Día del Libro, por supuesto, con celebración virtual. Pero mirando las efemérides de hoy, encontré que hacía 116 años del nacimiento de María Zambrano, filósofa y ensayista.

También un 22 de abril falleció don Miguel de Cervantes, autor de uno de los libros más universales, tu querido ‘Don Quijote de la Mancha’.

Ni sé cuántas veces lo leíste. Era cita obligada cada verano. Nunca faltaba en tu maleta de vacaciones. Si íbamos a la playa, desde bien temprano buscabas un lugar tranquilo, cerca del mar, donde refugiarte y disfrutar de la lectura.

¡Ay, peque! ¡Qué rápido y qué lento pasa todo! Una paradoja, pero hay que seguir hacia adelante. Sonriendo y pensando que lo mejor está por llegar.

En este Día de la Tierra, el sol luce limpio, sin apenas restos de contaminación, el aire fresco y puro y mi corazón palpitando de felicidad por este maravilloso regalo de la naturaleza.

Bueno, pituco. Te dejo por hoy. Cuídate mucho y cuida de mi princesa. ¡Os quiero! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s