Mañanitas de cocina, lectura, yoga y buena música para animar otro día gris


bizcocho

¡Hola, papá! ¿Cómo estás? ¿Y mamá? Yo tranquila. En casa. Esta mañana de domingo he recuperado mis viejas costumbres de cocinar. He hecho un ‘keke’ de limón. La verdad es que tenía una receta que lo dejaba más esponjoso, pero para ser el primero en mucho tiempo, no me ha quedado mal del todo.

El día ha amanecido triste, pero yo no. Al contrario. Con ganas de no parar. He desayunado temprano. He revuelto un poco los armarios y he encontrado todos los ingredientes para hacerlo.

Ha sido una auténtica gozada volver a los fogones. Necesitaba cocinar, relajarme y hacer cosas ricas, porque en este confinamiento, que por cierto se va a alargar hasta el 10 de mayo, no me había animado a hacer dulces.

Mañana es el día del hornazo. Sé que me voy a acordar mucho de los dos. Lo haré yo también. No quiere perder ese título de ‘Hornacera mayor del universo’. Será una merienda virtual, como todo últimamente, pero habrá que festejar esta vieja tradición típicamente salmantina.

Miro Twitter. Parece que la cifra de muertos por Coronavirus va descendiendo, pero la desescalada va a ser con mucha calma. Tardaremos tiempo en recuperar la normalidad. Añorada rutina. Esa de salir tranquilamente a dar un paseo, a charlar con los amigos por la calle, a sentarte en una terraza.

Bostezo. Llevo despierta desde las siete de la mañana. No me gusta levantarme más tarde, porque así me cunde más el día. Ahora haré un poco de yoga para relajar los músculos.

Te asomas a la ventana y no hay nadie por la calle. La climatología tampoco ayuda demasiado. Tengo puesta la música de fondo. Canturreo al mismo tiempo que escribo. Por eso llueve. Anoche hubo un macro concierto solidario con decenas de artistas internacionales unidos para recaudar fondos contra el coronavirus.

Me gustaron muchas canciones, pero especialmente una de Luis Fonsi, ‘Yo no me doy por vencido’. Creo que es el lema de estas semanas para todos.

¡Ay, papá! La verdad es que mis post se están convirtiendo en monotemáticos, pero prometo recuperar anécdotas más divertidas para lo sucesivo.

¡Bueno, pituco! Te dejo. ¡Cuídate mucho y cuida de mi princesa! ¡Os quiero!

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s