Mañanita de Lunes Santo con el silencio desalentador de la ciudad desierta


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? ¿Y mamá? Por aquí todo tranquilo. Hoy te escribo temprano. Me acabo de despertar y estoy tumbada en la cama.

Sigue leyendo “Mañanita de Lunes Santo con el silencio desalentador de la ciudad desierta”