‘Cien años de soledad’ y otras maravillosas obras de Gabriel García Márquez


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? ¿Y mamá? Yo bien. Sobreviviendo a las gélidas temperaturas de ese 6 de marzo. El viento arrea fuerte, pero en casa solo se escucha el golpe de las persianas contra la ventana.

Estoy un poco triste. Hoy empieza el Mundial de motociclismo y estoy aquí viendo los entrenamientos. Ya se han terminado. La casa está en silencio. Ahora no tengo con quien compartir mis alegrías o mis lamentos cuando ganen o pierdan mis pilotos.

Pero no te voy a hablar de motos. Voy a recordar a tu admirado Gabriel García Márquez, Gabo para todos aquellos que le leen y le admiran.

Hace 93 años que venía al mundo el genial literato. En 1982 era reconocido con el Premio Nobel de Literatura.

Escribió ‘Cien años de soledad’. Un título con el que ahora mismo me siento un poco identificada. Soledad. Hermosa, sí, pero dura también.

Buscando frases encuentro algunas maravillosas: “Lo único que siento de morir, es que no sea de amor”. “Una buena mujer es como la buena literatura, al alcance de todos, pero incomprensible para los estúpidos”. Y una más para terminar este pequeño tributo al colombiano: “No llores porque se terminó, sonríe porque sucedió”.

No sé cuál te gusta más. A mi todas. Para los que cada día leen estas líneas, decir que hay momentos que son más difíciles de llevar que otros, pero que estoy bien.

Simplemente para todo tiene que haber una primera vez. Y hoy ha llegado esa primera sin ti y sin mamá alucinando por mis impredecibles reacciones en las competiciones sobre ruedas.

Espero y deseo que mañana lo vea todo distinto. Y que recupere ese toque de locura que me hace única. Por suerte, creo, porque con dos como yo, no sé cómo funcionaría el mundo.

Bueno pituco. Tras este himno a la alegría de esta tarde, te dejo que empieces a disfrutar del fin de semana. Cuídate mucho y cuida a mi princesa. ¡Os quiero! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s