Los golpes del destino desahogados en el saco de boxeo en un sábado bisiesto


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? ¿Y mamá? Por Salamanca todo tranquilo. Hoy hace un día nublado y ventoso. Desapacible. Te diría que tristón.

La cabeza me duele. No sé si será el cambio de tiempo o qué. Facebook me traslada a otros años en los que hacía boxeo.

Mi amigo ‘Charlie’ y yo éramos inseparables. El saco de los golpes y yo hicimos buenas migas desde el principio. No te creas que no lo echo de menos.

Mucho. Era una buena manera de descargar adrenalina. Te solías reír cada vez que te contaba mis desventuras. Alguna vez me llevé un buen guantazo en la nariz. Pero nada preocupante.

Sigo pensando que este deporte es uno de los mejores para estar en forma y si me encuentro con ganas volveré algún día.

Hoy es 29 de febrero. Bisiesto. Los años con un día más nunca me gustaron demasiado. Me asustaba lo que podría pasar. Tenías razón que las supersticiones son absurdas. Conservo alguna, pero ahora ya creo en el destino.

En ese libro con principio y final que nos escriben y que, por fortuna, no conocemos. Ahí reside parte del misterio de la existencia.

Bueno, pituco. Cuídate mucho y cuida de mi princesa. ¡Os quiero! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s