El Goya a Marisol que no recogió por mantener su anonimato


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? ¿Y mamá? Espero que bien los dos. Yo cansada. Anoche salí un rato para celebrar el cumpleaños de Juanjo, el cuñado de Maria José y me dieron las dos de la mañana.

Así que ahora mismo bostezo y tengo sueño. Por la mañana hemos ido a ver los actos del Año Nuevo Chino.

Ha habido una degustación de té verde y un dulce típico del país oriental en la Cámara de Comercio.

Después, visita a la exposición de La Salina para ver las esculturas, con un cierto aire a Botero.

Pero el momento en que más me acordé de ti fue en la gala de los Goya. El premio de honor fue para tu admirada Pepa Flores, Marisol, que prefirió permanecer en su casa y enviar a sus hijas a recoger el galardón.

Entonces me vinieron a la cabeza ‘Háblame del mar marinero’ y ‘Ayúdame a pasar la noche’, dos canciones que me siguen llegando al corazón.

Melodías que se agolpan en mi cabeza y con una letra tan hermosa que las tatareo con relativa frecuencia.

Qué efímero es el tiempo, qué corta la vida y qué triste la ausencia. Aún me cuesta creer que ya no estáis, aunque solo físicamente.

Hoy hubiera cumplido 95 años uno de los galanes del cine: Paul Newman. Nunca me atrajo demasiado, a pesar de esos ojos azules que derretían a cualquiera.

Pero hoy eso ya da igual. Como me comentó un amigo común esta mañana, el cielo está lleno de ángeles.

Bueno, pituco. Te dejo, que están poniendo otra película de Marisol y se me caen las persianas. Cuídate mucho y cuida de mi princesa. ¡Os quiero! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!