El adiós a Vidal García, Lin, un hombre, sobre todo, bueno (otro ángel en el cielo)


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? ¿Y mamá? Hoy tenéis otro ángel en el cielo. Ya sabes quién. Vidal García, el padre de nuestro amigo Manolo y de sus cinco hermanas.

La vida es un no parar de alegrías y de tristezas. Cada día me doy más cuenta que lo mejor es vivirla lo más que se pueda y evitar conflictos con nadie, porque estamos aquí de paso y en cualquier momento se complica todo de una manera tan rápida que no te da tiempo a reaccionar.

Parece mentira que poco más de un año os hayáis juntado los tres en el arco iris de los papás buenos.

Hoy se me vienen a la cabeza aquellos cocidos que con tanto amor preparaba Rosa. Te encantaba sentarse a la mesa y que te pusieran la sopa de fideos. La de pan era directamente manjar de dioses. Y luego los garbanzos, las verduras, la carne, las perronillas y como colofón el flan casero y el chupito.

Vidal, Lin, como le llaman cariñosamente, era un hombre amable, bueno, generoso, divertido… De esos que dejan huella.

Siempre con su jersey, campechano, pendiente de sus animales, su negocio y sus amigos.

Creó una familia maravillosa, que ha estado con él hasta el último suspiro. Ha iniciado su viaje a la eternidad rodeado de amor. Al final la vida te devuelve lo que has sembrado. Y Lin sembró una gran cosecha de gente que le apreciaba y que hoy le acompañan en el velatorio en su pueblo natal.

No ha comenzado muy bien el año. Terminó mal y ahora otro golpe del destino. Pero esto es así. La vida se hace solo de momentos, de cosas que no sabes valorar. Y luego, cuando piensas, cuando al fin te has dado cuenta, el tiempo no te deja regresar, como decía la canción de Julio Iglesias.

Bueno, pituco. Cuídate mucho y cuida a mamá. Espero que hagáis un brindis con Lin en el cielo. ¡Os quiero! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s