La víspera de fin de año con el tesoro de la amistad verdadera


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? ¿Y mamá? Espero que bien. Menos de 36 horas para despedir un año en el que jamás pensé que me ibáis a faltar los dos.

El camino está siendo duro, pero tengo muchos amigos que me están haciendo más llevadera esta pérdida. Y eso sí es un tesoro. La verdad es que la amistad es un regalo que no tiene precio. Hay cosas en la vida que no se valoran hasta que no se tienen.

Estoy cansada. Duermo bastante bien por la noche, aunque es inevitable que por la mañana me invada un halo de tristeza y que me entre una tiritona pensando en el largo viaje que habéis emprendido los dos.

Un viaje sin billete de vuelta, a un lugar desconocido, que asusta, pero que todos tenemos que hacer sin otro remedio.

Lo pienso y veo que es real eso que siempre contaba mamá. Todos somos una especie de marionetas con un hilo que nos sostiene. Ese hilo va girando y un día alguien, y sabes que no creo en seres divinos, lo corta.

Bueno pituco. Cuídate mucho y cuida de mamá. ¡Os echo de menos! Os quiero ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Una respuesta a “La víspera de fin de año con el tesoro de la amistad verdadera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s