La niña rubia de ojos oscuros, coletas y sonrisa cautivadora


¡Hola, papá! ¿Cómo estáis mamá y tú? En Salamanca todo tranquilo. Hace frío y el día es gris. Luce tímidamente el sol, pero sin calentar.

Los días son largos y de muchas añoranzas. Sonrío imaginándome a los dos juntos allí. Supongo que echabas de menos a mamá y bajaste a buscarla.

Espero que estéis felices viéndonos a todas aquí. Aunque es inevitable que se escape alguna lágrima, es mejor quedarse con los momentos buenos.

Pensar que no hay marcha atrás y que lo malo ha pasado. Que ahora no queda más que mirar hacia adelante y mirar fotos de vuestra infancia, de la adolescencia, del noviazgo y de los muchos buenos ratos que pasamos juntos.

La entereza para afrontar esta situación sorprende a la gente, pero al final es mejor quedarse con lo positivo. No dar más vueltas a las enfermedades, a los momentos agónicos y a todo aquello que nos separó para siempre.

¿Has visto que guapa mamá cuando era niña? Su cabello dorado, sus coletas y esa cara tan bonita que la convirtió en un auténtico bombón.

Bueno, pituco. Cuídate mucho y cuida a mi princesa. Perdonad que no sea mucho más extensa en estos días, pero me cuesta escribir. ¡Os quiero, papá y mamá! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s