Entre fogones, cazuelas y postres caseros para deleitar nuestros paladares


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Por aquí todo tranquilo. Hoy ha amanecido el día lluvioso y da pereza hasta moverse de casa. Menuda faena para todos los turistas que han elegido Salamanca como destino de descanso en este puente que mañana concluye.

Me he despertado con una animada música que traspasaba el ruido de las ventanas. Era una carrera popular que se estaba disputando debajo de casa y había hasta línea de meta y todo.

Hace unas horas llegaba a mi muñeca un regalo muy especial de mi amiga Queralt Ruiz, de las tiendas que llevan su nombre y que ella sabe dirigir como nadie.

No hace mucho tiempo que nos conocemos, pero he encontrado una amiga a la que aprecio mucho y que estoy segura te hubiera encantado conocer.

Al final la vida siempre te sorprende con personas maravillosas, que te apoyan cuando más necesitas un poco de cariño fuera de la familia.

Hemos hecho una ‘pandi’ fantástica, que todos los días comenzamos deseando que la jornada sea buena para los integrantes de este divertido grupo.

Son fieles lectores de tu libro y de este blog, que ahora leen muchas más personas después de recibir el prestigioso galardón de http://www.20minutos.es.

Ya sabes que estos días la gente aprovecha para hacer una escapada y coger fuerzas para el ‘sprint’ final antes de que llegue Navidad, que ya está ahí, a la vuelta de la esquina.

He roto la tradición una vez más. Todavía no hay ni árbol ni adornos en casa, pero ya te prometí, y lo voy a cumplir, que los pondré. Solo hay que buscar un ratito para colocar las bolas, las luces y vestir de color esta casa que sigue como siempre.

Tampoco hemos comprado turrones ni dulces propios de esta época. Ni tan siquiera hay elegido un menú para estos días, donde siempre teníamos comida y regalos para convidar a toda la manzana.

No sé, peque. Ha cambiado todo mucho. Tanto que a veces ni yo misma me lo creo. Ha sido un año muy loco, como yo 😂. Además, ya sabes que la locura no tiene cura.

Pero la mía es una locura sana, divertida. Hasta yo misma me río de las cosas que me pasan.

¿Y sabes qué? No hay nada mejor que sonreír. Es un estímulo para el cuerpo y la mente. Te mejora la piel, te hace sentir positiva, te endulza el carácter y a pesar del gris celestial, siempre ves una luz de colores que te ayuda a seguir luchando con más ganas.

No sé ni de donde he sacado fuerzas para ello. Retorno a mis imágenes del pasado, consciente de que ahora sólo tengo que mirar al futuro.

Me encuentro con una imagen de un bizcocho de manzana de mi particular tahona. Me pasaba las horas con mis recetas, mis varillas, mi cuchara de madera y cazuelas y bandejas. Unos tiempos hermosos, que regresarán, sin duda.

Nada más por hoy, mi vida. Cuídate mucho y no te olvides el chubasquero si vas a salir a tomar un vino con los amigos. ¡Te quiero, papá! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s