Historias navideñas de la tierna infancia y confirmación del embarazo de Malú


cabalgata

¡Hola,papá! ¿Cómo estás? Yo bien. Las bajas temperaturas siguen dejando las calles de Salamanca con poco trasiego de gente. Pero es lo que toca en estas fechas, donde las cadenas de televisión han comenzado ya a inundarnos de publicidad navideña. Turrones, perfumes, comida y, por supuesto, Coca Cola, nos anuncian que las fiestas más familiares del año están a la vuelta de la esquina.

En casa no he colocado ningún adorno aún, mas bien pensado, en unos días, aprovechando el puente, quizá monte un pequeño árbol y saque el misterio que le regalaste a mamá cuando vuestro noviazgo daba los primeros pasos.

No será un año de grandes celebraciones. Hay que celebrar cosas, pero de una manera tranquila, sin aquellas mesas de manjares infinitas y cuidadosamente montadas por mí. Falta el pilar de mi vida y sí, habrá Navidad, como ya te dije, pero de otra manera. Nos hacemos mayores. Es ley de vida. Y ya no es igual que cuando éramos niñas y creíamos en Papá Noel y los Reyes Magos.

Hacías que cada una de esas noches fuera especial e inolvidable. Preparabas con mimo y detalle cada regalo, incluso el carbón si no nos habíamos portado bien. Y, por supuesto, no faltaban la leche y las galletas para los camellos.

También ponía a la entrada una flor de pascua, con sus enormes hojas rojas y un jarrón que cubría con papel brillante. También en colores cálidos y brillantes. Les solía poner algún espumillón para que le diera un toque de luz especial.

Hace ya tiempo, no recuerdo bien la tienda, compré unas artificiales, que fueron las que usé siempre. En alguna ocasión nos regalaban otras naturales. Curioseando entre mis cientos de imágenes que guardo, encontré que la última que llegó a esta casa fue la de Nacho Moretón.

Estaba en ‘El Momento’, de Pilar y Álvaro, y había adquirido una caja repleta para obsequiar a amigos y conocidos. La miro con nostalgia, porque este año serán dos ‘Nacho’ de aquella famosa foto en la que aparecían cinco, los que ya no estén.

En medio de esta jornada de un poco de melancolía, en mi móvil salta una notificación que dice que Malú y Albert Rivera van a ser padres. Y me quedo, cuanto menos, sorprendida. Ya sabes que siempre fui muy fan de sus canciones de amor y de desamor, que en ocasiones parece que van marcando también el ritmo de mi vida. Desde el ‘Aprendiz’ de hace casi dos décadas al ‘Deshazte de mí’, con princesas de saldo incluídas.

Bueno, mi amor, pues con esta noticia que, a buen seguro, copará portadas de revistas y programas de corazón, te dejo por hoy. Cuídate mucho, peque. ¡Te quiero, papá!

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s