La Cumbre del Cambio Climático y la bienvenida a un diciembre diferente


cambioclimatico

¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Por aquí bien. Pasando la tarde con mamá en casa. Hace un día ventoso, pero con algunos rayos de sol que le ponen una luz especial a este primer lunes de diciembre.

Y otra vez llegó diciembre. Con todo lo que ese mes significa para mí. Antaño porque me quedaban días para montar el árbol y el nacimiento y el pasado porque fue el mes que ‘elegiste’ para marcharte. Ningún día es bueno para perder a un padre, pero tan cercano a mis fiestas favoritas, mucho menos.

El tiempo pasa demasiado rápido. Para lo malo y para lo bueno. Por igual. Si es cierto que cura cicatrices, amilana el dolor y la tristeza, bloquea mi parte del cerebro de pensamientos negativos… No sé. Es una sensación muy extraña, pero lo cierto es que es hermoso sentirte como te siento ahora mismo. Tan lejos pero tan cerca. Aquí, conmigo. En cada rincón de la casa, de la ciudad. En cada paisaje, en cada atardecer, en cada minuto… Siempre.

Los amores eternos no se olvidan jamás, por más distancia que pongan. Los otros sí. Todos.

Las tardes otoñales son muy reflexivas para mí. Ya me lees. Este reflejo dorado que entra por la puerta de la terraza me genera una paz interior grande. Creo que estoy en esa etapa de mi existencia en que me importo yo por encima de todo y luego unas cuantas personas más a las que les debo mi cariño y mi afecto.

También a los que hacen que mi corazón de vuelcos de emoción y que mi sonrisa sea tan grande como mi cara, porque hay personas mágicas que lo logran sólo con una frase, una palabra, una mirada, un gesto, una caricia, un beso… Y sí. Tienen nombre y apellido. Son únicos, inigualables, con ese punto de locura que les hace diferentes al resto. ¡Ay, peque! Los imagino y me rostro se transforma de nuevo, se torna feliz.

Por el mundo lo más resaltable hoy es que Madrid acoge la cumbre del Cambio Climático. Imagínate la seguridad que tiene que haber ante un acontecimiento de tanta relevancia. Dirigentes internacionales, activistas, curiosos… Millones de personas pendientes de una noticia que abre informativos y que seguirá haciéndolo durante los próximos días, a la espera de que se llegue a un acuerdo que ayude a mejorar el medio ambiente.

Bueno, mi vida, te dejo por hoy, que es Ciber Monday, otrak. Ya sabes que te echo de menos, aunque esté encauzando bastante bien este duelo y esta prueba que me puso la vida. Espero que me pongas buenas notas, pero ya me lo dirás en persona cuando nos volvamos a ver en la séptima farola de la eternidad. ¡Cuiídate mucho, mi amor! ¡Te quiero, papá!

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s