Mañanitas de lluvia con Jesús Álvarez y la despedida a Virgilio Blázquez


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo calada hasta los huesos. Esta mañana sólo se me ocurrió salir sin paraguas y nada más llegar a mi práctica de piano, comenzó a diluviar.

Por lo visto va a ser la tónica general en estos próximos días. El otoño es más bien invierno. En mis largos y relajantes paseos, aún con el pelo calado, caminar por la Plaza Mayor es siempre gratificante.

Así lo pienso yo y también el periodista deportivo Jesús Álvarez, a quien tuve el placer de saludar por debajo de los soportales. Y como soy una mujer pegada a una cámara, por supuesto que quise inmortalizar ese momento junto a un profesional de tan reconocido prestigio.

Dedicó unos minutos de su tiempo a escuchar mi extensa, aunque muy resumida, trayectoria profesional y me contó que venía a jugar un partido benéfico contra los ‘chicos’ del equipo de Vicente del Bosque.

Reconoció ser un enamorado de la Plaza Mayor, como tantas y tantas personas foráneas o lugareñas, que la tienen como sitio de referencia.

Hoy es jornada de reflexión. La suerte está echada (alea jacta es, que dirías tú). Ya te contaré mañana si España responde a estos nuevos comicios con contundencia o con un voto en blanco como castigo.

Leo en ‘La Gaceta’ que ha muerto Virgilio Blázquez, el padre de Toño y de Miguel. El funeral es en Macotera, así que a través de estas líneas les mando mi más sentido pésame por esa gran pérdida. Era un hombre entrañable, fundador de la empresa familiar y además cantante.

Tengo la sensación de que se están marchando demasiadas personas en muy poco tiempo. Y me entristece profundamente.

Pero no podemos hacer más que seguir luchando con fuerza por sobrevivir en este mundo de locos y pedir salud para todos los que queremos, porque el resto ya sabes que viene solo.

Cuídate mucho, pituco. Te quiero, papá ❤️

Anuncios

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s