Las castañas recién asadas y las patatas calentitas del puesto junto al mercado


castañeras

¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Caen gotas de agua sobre la ciudad. No muchas, pero las suficientes para poner ese tono grisáceo al cielo que a ti te encadilaba y a mí me mina la moral. Me reitero en exceso, pero el otoño es muy malo para las personas que revivimos bajo la luz solar. Sigue leyendo “Las castañas recién asadas y las patatas calentitas del puesto junto al mercado”