Mañanitas en la Feria del Libro Antiguo en la Plaza Mayor y el adiós a Alicia Alonso


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Supongo que feliz viendo cómo la Plaza Mayor ya luce espléndida con los puestos donde las próximas dos semanas se celebrará la Feria del Libro Antiguo.

Una cita a la que jamás faltabas. Te gustaba ‘trastear’ entre las cajas, meterte debajo de los mostradores y rebuscar hasta que encontraras el ejemplar más original.

Saludé a algunos amigos, como el propietario de Rivas, que confesó que solo hace un par de meses había vendido dos ejemplares del ‘Lazarillo de Tormes’ del año 1800.

En ese momento el cielo tronó. Quién los hubiera pillado. ¿Verdad?

Mañana es la inauguración oficial. Quiero bajar para ver todos los ‘stands’ e irte contando lo que hay.

No pude resistirlo. Vi un ejemplar de don Ramón María del Valle Inclán y lo compré para ti. Lo dejaré a mano para que puedas ver la dedicatoria que lleva escrita y un papel con anotaciones que hay entre sus páginas. ¡Qué maravilla!

Hoy se murió la señora Paz, la vecina del sexto. Era casi centenaria. Tuvo una buena calidad de vida hasta hace un par de años, cuando el Alzheimer empezó a atacar su frágil cuerpo.

La verdad es que en el edificio quedan pocos ‘veteranos’. Celia, que anda bastante bien, a pesar de los achaques, Esperanza, Perfecto y mamá.

Se nota un silencio extraño. Ella últimamente gritaba porque no quería comer. Era un sonido estremecedor.

Ahora ya es época de castañas y todos los escaparates se llenan de calabazas y disfraces para festejar una fiesta que ‘heredamos’ de los americanos y que aquí celebran a lo grande. Como si en España nos faltaran fiestas propias.

Frente a eso, la cuidad, desde hace días, y este fin de semana con mayor razón, se viste de rosa para luchar contra el cáncer de mama y favorecer estudios que avancen en su tratamiento y detección (www.aecc.es).

Anoche también se marchó al arco iris de los genios la inigualable Alicia Alonso, a quien tuve oportunidad de saludar en persona y escuchar sus palabras en el ya desaparecido Gran Hotel.

Por cierto, pituco, enhorabuena. Hoy hace 8 años que ganaste el certamen de relatos de Víctor Chamorro. Si entonces me sentí orgullosa, ahora no tengo palabras para describir lo que significaste y significas en mi vida. Eras un valiente. Y ahora que rehuyo a los cobardes, me envalentono yo también para cortar de raíz con todo aquello que me empieza a molestar. Y hasta ahí puedo leer 😉.

Bueno, peque. Te dejo que disfrutes de esta tarde de viernes, en la que aún se puede pasear con una chaqueta un poco gruesa. Cuídate mucho. ¡Te quiero, papá! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s