La luna llena de octubre, el ‘proces’ y la sangre sobre el albero de Zaragoza


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Por fin llegó el otoño. Lleva lloviendo toda la noche y el aspecto de la ciudad ha cambiado de forma notoria.

Es hora de guardar en el armario las camisetas de manga corta, los vestidos de verano, el bikini, las sandalias… Toca sacar las cazadoras, los jerseys abrigados, los panties opacos y, por supuesto, el paraguas.

Ya sabes que a mí este tiempo me trastoca bastante el ánimo, pero al final es el segundo otoño que ya no estás en casa, porque el anterior ya estuviste en el hospital.

Te cuento cosas. Aunque ya sabes que no soy taurina, sino más bien lo contrario, ayer en Zaragoza un toro hirió de mucha gravedad a Mariano de la Viña. No he querido ver las imágenes, porque me producen pavor, pero leí que llegó a la enfermería en parada respiratoria y con un boquete en la pierna que dejó todo lleno de sangre a su paso. Cinco litros de sangre necesitó. Y aún no está fuera de peligro, solo estable, igual que Miguel Ángel Perera, que se despedía de la temporada y también terminó en el quirófano.

Ya sabes que mis supersticiones se marcharon contigo el 15 de diciembre, pero creo firmemente en la maldición del 13, a pesar de que este número me haya dado mucha suerte este año.

Vuelvo a mirar por la ventana. El sol asoma tímidamente y en mi cara se dibuja una tímida sonrisa.

Los informativos hoy sólo hablan del ‘proces’ a los independentistas catalanes, para quienes han dictado sentencias de entre 9 y 13 años, mientras que Puigdemont sigue en su refugio belga mostrando su ‘apoyo’ a los que se embarcaron con él en esta historia, que vivimos en directo a través de mi móvil un 1 de octubre con gran interés. Era día de referendo y de mensaje del Rey.

Pero si hay una imagen con la que me quiero quedar mucho tiempo en la retina, es con la de la luna llena que ayer se vio desde todos los rincones del Universo. Qué maravilla, peque. Espero que desde el arco iris de los papás tuvieras oportunidad de admirarla, porque era simplemente maravillosa.

Cómo me hubiera gustado contemplarla abrazada fuertemente a ti. Te hubiera tarareado ‘Fly me to the moon’ y me hubieras dicho que estaba loca. Además, no te podría haber llevado la contraria 😂.

Loca en el buen sentido de la palabra, claro está. Loca por ti, siempre, mi vida.

Te dejo por ahora, con hilo abierto por si hubiera cualquier cosa que tuviera necesidad de contarte. Cuídate mucho, pituco. Ponte una buena manta, que no quiero que te resfríes. ¡Te quiero, papá! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s