Marc Márquez gana el octavo en un domingo muy bien aprovechado


¡Hola, papá !¿Cómo estás? Ya sé que a ti los acontecimientos sobre ruedas te importan poco, pero hoy en España, además de política, solo se habla de Marc Márquez, que esta mañana lograba el octavo título mundial de motocicleta.

Dicho queda. Y ahora si quieres te cual que tras una larga noche, con siesta incluida, viendo el GP de Tailandia, acabo de limpiar mi piso y me estoy tomando un delicioso pincho en un bar al que nunca vinimos juntos.

Es un día raro, climatologicamente hablando. Hay ratos de sol, de nubes… Y no descartes que por la tarde llueva.

Con la celeridad frenética que transcurren mis jornadas, no me ha dado tiempo a decirte que estuve con Hugo, el nieto de Fidel, ya convertido en un atractivo adolescente que juega al fútbol.

Tampoco te hablé de tu amigo Rodrigo, sí, el que te reñía cuando no caminabas, y te advertía de que te ibas a poner malito.

Le traje un póster firmado por Marc Márquez. Me hubiera gustado que escucharas su voz entrecortada por la emoción. Apenas podía hablar y solo me daba las gracias por un detalle que a mi no me costó nada, pero que él va a guardar cual tesoro.

¿Sabes mi vida? Has dejado tu huella en niño, adultos, ancianos… Bien es cierto que el blog ha servido para que la gente te conociera un poco más, pero el mérito es única y exclusivamente tuyo.

Eres sabio, genial y, ante todo, eterno. Y no todo el que muere tiene un lugar de privilegio en la eternidad. Algunos ni tan siquiera la alcanzan.

Por eso, lejos de llorar y entristrecerme, sólo doy gracias porque aunque ya no estás físicamente, vives en mi corazón. Y no creo que haya una sensación más her.

Bueno, pituco, es hora de ir a recoger las sábanas y las toallas y darles un toque de plancha. Pasa un buen día. Cuídate mucho. ¡Te quiero, papá! ❤️

Anuncios

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s