Mañanitas en el parque de La Alamedilla contando patos y patas


IMG_20190928_094644.jpg

¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Hoy ando un poco más tardía, pero no se me ha olvidado escribirte. Hay mañanas en las que simplemente las cosas se complican y todos los planes que hiciste el día anterior se van al traste.

Es lo que ha sucedido hoy. En principio iba a ser una jornada tranquila hasta que una llamada tempranera trastocó toda la agenda.

Los amables huéspedes que desde el miércoles se alojaban en mi apartamento turístico, olvidaron sus cazadoras, con billetes de avión incluidos, en uno de los armarios.

Me llamaron bastante nerviosos desde la estación pidiéndome que me acercara al piso a ver si se las podía acercar. Lógicamente así lo hice. Lo único que se olvidaron es que había otra chaqueta que ni tan siquiera ellos sabían que había quedado caída detrás del sofá.

Lógicamente tuvieron que retrasar su tren y bajar conmigo hasta que la encontraron y emprendieron viaje con rumbo a Madrid. Su último destino antes de volver a casa.

Camino a la estación, pasé por La Alamedilla. Era una mañana de sol, hermosa. Muy hermosa. A esas horas apenas circulaban coches. La ciudad lucía tranquila. Comenzaba a despertar en un fin de semana en el que están organizados actos para intentar frenar el cambio climático, que lentamente va derritiendo océanos y terminando con algunas de las especies animales más hermosas del universo.

Pero volvamos a mi paseo. En el parque, plácidamente colocados sobre el césped, cinco patos se desperezaban sin inmutarse. No te imaginas la ternura que despertó esa imagen en mi.

De repente inicié un fascinante viaje en el tiempo. Volví a mi infancia. Siempre íbamos a ese lugar donde residen los adorables bichitos con plumas.

Solíamos darles de comer palomitas y migas de pan, que agradecían en el alma, porque llenar su buche insaciable era una tarea compleja.

Gordos como trullos llegaron a estar. No sé cómo lo hicieron, pero se colaron en nuestro corazón hasta quedarse de forma definitiva.

Luego llegó Disney, con su magia, y logró que Donald Duck fuera nuestro héroe. Las risas que nos pudimos pasar con el arisco carácter del rezungón y divertido personaje de dibujos animados 😂.

Traje una buena colección de ellos de mis viajes a Orlando y París. Creo que ellos, como yo, aún esperan que esto sea un mal sueño y que algún día retornes para saludarles, como hacías cada noche antes de irte a dormir.

Ni tan siquiera les dio tiempo a despedirse. Nadie esperaba un desenlace fatal de una lesión que no revestía gravedad, pero que resultó letal por el cúmulo de negligencias médicas.

Pero no es época de seguir comiéndose la cabeza. Al contrario. Es una etapa para celebrar, porque no soy solo yo la que piensa que de alguna manera estás conmigo en cada paso que doy.

Son muchas las personas que coinciden en que lo bueno que me está pasando ahora mismo es porque tú estás feliz y orgulloso de lo que he hecho y seguiré haciendo para que tu memoria permanezca viva en el tiempo. Para que la eternidad te haga la justicia que no te hicieron en vida y que sin duda te mereces.

Ya no como padre, que eres el mejor, sino como escritor, amigo, conversador… No sé. Creo que no hay palabras suficientes para describirte, pituco.

Cae la tarde. Las vecinas aprovechan esta tregua otoñal para jugar una partida de cartas en la terraza.

Ahora que me he quedado parada se nota que en casa ya ha bajado la temperatura. Mis pies están gélidos y voy a ponerme calcetines antes de agarrar un resfriado.

Bueno, mi vida. Por hoy te dejo, que esta tarde habrá que dar un paseo y disfrutar de la ciudad. Cuídate mucho. Ya lo sabes, porque soy muy reiterativa. ¡Te quiero, papá! ❤️

Anuncios

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s