El reencuentro con Fidel Castro y las flores de plástico para Los Santos


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. Anoche tuve un poco de fiebre, pero es lógico con estas subidas y bajadas tan bruscas de temperatura.

Unos paños de agua fría y una aspirina aliviaron rápidamente mi malestar y esta mañana ha sido movidita. Movidita y muy emotiva.

Salía yo de hacer algunas gestiones para la presentación de ‘La Campana del Carnaval’ y justo por la calle de Zamora me encontré con tu buen amigo Fidel, que además se apellida Castro, lo que da lugar a confusiones con el dictador cubano.

Pero nada más lejos de la realidad. Fidel es un hombre afable, campechano, que te echa mucho de menos. Me comentó que en sus días bajos, simplemente escuchar tu voz le servía de aliento.

Fue una conversación corta, pero intensa, que habrá que retomar en cuanto pasen estos dos meses de locura que se nos vienen encima.

Lógicamente le pregunté por nuestro amigo Hugo. Hoy ya un adolescente que juega al fútbol con mucho talento. La verdad es que es mucha gente la que te echa de menos. Lógicamente yo la que más, porque nuestros días juntos eran una aventura de 24 horas en las que había tiempo para reír, llorar, pasear, tomar un refresco, formar una tertulia con los amigos. No había ni un solo hueco para el aburrimiento.

Pero hablando de todo un poco, hoy tuve que ir a comprar unos productos de limpieza y al pasar por un establecimiento regentado por chinos, mi sorpresa fue que a 27 de septiembre ya está todo lleno de flores para conmemorar la festividad de Los Santos.

Para mi particular parecer, y siempre con honrosas excepciones, un día cargado de falsedad. Y me explico. A las personas que quieres y que están ya en el cementerio no les hace falta que justamente el 1 de noviembre les compres un ramo. La muerte va más allá de lo material. Es más bonito que cada jornada dediques un pensamiento al ser amado a ir llenando los camposantos de macetas, coronas y otros adornos que justamente en esa época duplican o triplican su precio.

Creo que no te he dicho que San Sebastián está celebrando su festival de cine, que trae hasta Donosti a los mejores actores, directores y realizadores nacionales e internacionales. Enfocaron La Concha y, de repente, te vi allí, como en la foto que ilustra este blog.

Sonreí y pensé en lo afortunada que fui por poder compartir contigo ese momento único. Ahora sí, mi vida, tte dejo, que no te he dicho que esta mañana me he caído, pero por suerte fue solo el culetazo.

Cuídate mucho, mi vida. ¡Te quiero, papá! ❤️

Anuncios

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s