La Virgen de la Vega, otra visita obligada al hospital y la muerte de Camilo Sesto


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Hoy es la patrona de la ciudad, la Virgen de la Vega. Anoche hubo fuegos artificiales. Te puedes imaginar cómo está Salamanca. A tope de turistas y forasteros.

Casetas, ferias, circo, conciertos, feria de ganado, desenjaule… Un no parar. Para algunos, claro, porque yo he estado toda la mañana limpiando mi apartamento turístico de los impresentables que estuvieron el fin de semana y me dejaron todo como una auténtica cochiquera. La gente es un poco guarra.

Y sí, ya sabes que yo no soy la más indicada para decir nada de órdenes o desórdenes, pero estos han pasado todos los límites.

Hablando con el huésped actual, hemos mentado Ledesma. Automáticamente me ha salido un nombre: ‘La Fernandica’.

¡No te gustaban nada sus guisos caseros! Las alubias, los postres recién elaborados por las manos de las dos hermanas y, cómo no, su tabla de quesos, con la que ponía broche de oro a su banquete.

Ahora que ya está todo bien puedo contar que ayer por la tarde estuvimos en el hospital. Mamá sigue con un poco de anemia y necesitaba una analítica. Los resultados fueron bastante buenos para lo que se cuida. Por suerte estamos ya en casa y en un rato saldremos a dar un paseo para ver el ambiente festivo.

Inauguró su nueva tienda Olvido. Menuda fiesta para la reapertura de uno de los establecimientos de bolsos más exclusivos de la ciudad. Si hubieras estado tú, te habrías acercado. A mí me dio un poco de vergüenza, pero un día de estos pasaré a echar un vistazo y darle la enhorabuena.

La tarde en el Clínico fue de reencuentros. Seguro que te acuerdas de José Sánchez Benito, amigo, ganadero y constructor, pero me quedo con lo primero: amigo.

Tampoco sabían que te habías ido y se sorprendieron con la noticia. Él llegó con un problema de salud, pero afortunadamente también se recuperó y está ya en su casa, con su encantadora mujer. Se llevaron un marca páginas.

Son tantas cosas las que pasan cada día. Marta va hoy al Molinón. A un partido homenaje a Quini. Todo el mundo recibe homenajes. Y tú no vas a ser menos, mi vida. El primero ya está en la editorial. Y muy pronto en las librerías, aunque habrá que ir pensando en nuevas tecnologías, porque no nos engañemos, queda poca gente que se gaste dinero en libros de papel.

Se me olvidaba decirte que murió Camilo Sesto. Tenía 72 años. El país está conmocionado por su pérdida.

Bueno, mi vida. Te dejo, que entre unas cosas y otras estoy cansada. Cuídate mucho, pituco. ¡Te quiero papá! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s