Los melocotones de Calanda, sanadores de todos los males


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Espero que bien. No lo espero. Lo siento. Vengo como cada día de limpiar mi apartamento, así que te puedes imaginar las ganas que tengo de pillar una ducha bien fría.

Sigue leyendo “Los melocotones de Calanda, sanadores de todos los males”