‘Tócala otra vez, Sam! y otras locuras que se me pasan por la cabeza


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. Ya me habrás visto. La locura no tiene cura 😂. Así que después de acondicionar el apartamento, me he ido un rato al Casino a seguir con los preparativos de la presentación.

Y no se me ha ocurrido otra cosa que destapar el piano y pensar en ‘Casablanca’ y en aquel ‘Tócala otra vez, Sam!

Por supuesto que sólo he tocado un par de teclas, porque realmente me queda mucho por aprender, pero como a cabezota no hay quien me gane, lo voy a conseguir fijo.

Ha sido un momento intenso, cargado de emoción, en el que de nuevo te he sentido. Sonriendo. A mi lado, en el banco. Diciéndome que por qué no lo hice antes. ¿Verdad?

Pero las cosas surgen porque sí. No hay que darle más vueltas. Tendré una maestra de excepción, María Jesús Egido, que con sus exquisitas manos guiará las mías.

No te imaginas el calor que hace hoy también. Derretida la ciudad. Y el fin de semana más. Pero es verano y hay que disfrutar del sol y de estos días espléndidos. Ya llegará el otoño y nos lamentaremos también.

No sé si te tenía que contar algo más. Supongo que muchas cosas, pero ahora mismo no me doy cuenta. Ah, si. Está ardiendo el Amazonas. Una nueva catástrofe ecológica que tiene al mundo con el corazón en vilo. Qué desastre. Un daño irreparable.

Por cierto, mi vida, hace 5 años habíamos estado en el Clínico. Tu ‘amiga’ Fernanda te quitó las grapas de tu operación de testículos y descartó el cáncer (otra negligencia más).

Te gritó cuando se las pediste para guardarlas de recurso y te puso de muy mal humor cuando en una conversación telefónica dijo: “Tengo aquí al hombrito este”.

La de veces que nos reímos de ese momento. Menuda profesionalidad. Siempre con la bata y los tacones. Antes muerta que sencilla.

Bueno, mi amor. Ahora sí te dejo que descanses. Cuídate mucho. ¡Te quiero, papá! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s