El telescopio para ver las constelaciones y el ingenio del genio Groucho Marx


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Por aquí disfrutando de la tregua que nos ha dado el verano, aunque ya se empiezan a notar los días y anochece antes.

Anoche había una luna gigante en el cielo. Y no sé por qué, imaginé que eras tú echando un vistazo a la terraza, en la que tantas horas pasabas completamente feliz mirando las estrellas, la Sierra de Béjar o lo que fuera. En ocasiones lo hacías con el telescopio que te regalé para que pudieras ver más de cerca cada una de las constelaciones. Para que fueras conociendo ese cielo desde el que hoy me cuidas y al que miro con alegría y un aire de nostalgia, porque te sigo echando mucho de menos 😪.

A medida que avanza el verano y se empieza a intuir la entrada del otoño siento un poco de miedo. O un mucho.

Tengo nervios acumulados por todo lo que me espera en los próximos meses, pero sé que al final voy a estar a la altura, porque tú no me vas a soltar la mano. La otra también espero llevarla bien apretada 😉.

Sonríe, sí, sonríe, pillín. Que sabes tan bien como yo lo que estoy pensando ahora mismo. Y sé que te gusta la idea.

Por cierto, ha muerto Encarna Paso, inolvidable protagonista de decenas de películas, pero especialmente de ‘Volver a empezar’. Justamente lo que desearía yo. Volver a empezar. Y recuperar algunas conversaciones que conservo en mi móvil y que leo y releo una y otra vez con una sonrisa infinita en los labios.

Sé perfectamente que tú me vas a guiar en esta historia, que hace ya 5 años que empezó y que quiero continuar sin paréntesis. Sin prisa, pero sin pausa. A fuego lento. Temblando cada vez que lo sienta a mi lado. Y prometo no soltarle de mi mano. Ahora sé que ya sus pasos son mis pasos (este texto no es mío. Lo escribió Antonio Orozco y creo que pensaba en mí 😂).

También hace años que nació un genio, a secas. El gran Groucho Marx, protagonista de las escenas más divertidas y surrealistas que jamás vi en el cine. Cuántas risas nos pasamos juntos. El camarón abarrotado, la parte contratante de la primera parte o el huevo duro.

Decía Mecano que andamos justos de genios. Y razón no les falta. Bueno, mi vida. Te dejo por hoy. Quiero escribir algo de motos. Cuídate mucho, mi amor. ¡Te quiero, papá! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s