Tarde de siesta, noche de fiesta (ocho meses sin ti)

¡Hola, papá! ¿Qué tal el día de fiesta? Ocho meses hoy que te fuiste. Pasa rápido el tiempo. Lo único bueno es que en este tiempo he aprendido a conducir mi duelo por un camino distinto.

Ahora seguimos juntos. De otra manera, pero siempre juntos. Anoche hicimos una pequeña fiesta con los del gimnasio. Cada vez que miraba la luna, te sentía allí.

Brillabas con tanta intensidad que era imposible no sonreírte y ver tu rostro reflejado en ella. Es una sensación realmente maravillosa. Esta conexión tan intensa hace que, lejos de separarnos, nos sintamos más cerca cada segundo.

Gracias por cumplir el deseo que le pedí a las ‘perseidas’ ❤️ Fueron una sobremesa y una tarde llenas de ternura, miradas, abrazos, caricias y una larga y divertida conversación.

Me encantan las personas con las que puedes hablar de todo. Lo divino y lo humano. De libros, coches, política, amores y desamores… Un auténtico placer para los oídos.

Supongo que te habrás dado cuenta que la ciudad está prácticamente vacía. Es la festividad de la Asunción y todos los pueblos celebran a su patrona. Así que las calles parecen un desierto.

Bostezo. El sueño me está invadiendo, pero no me quiero dormir ahora. Los despertares son malísimos y luego a la noche estoy en vela. Así que voy a ver qué se me ocurre para despejarme un poco.

Tómate una copichuela con tus amigos y brinda por los amores infinitos, como el tuyo y el mío. Nada más, mi vida. ¡Te quiero, papá!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s