Felicidades, papá (San Ignacio de Loyola sin uno de mis dos amores)


¡Hola, papá! ¡Muchas felicidades! Es San Ignacio de Loyola, tu santo. Tengo un montón de sentimientos cruzados, de imágenes en mi cabeza.

La primera hace sólo un año. Veníamos de la piscina y nos fuimos a comer mamá, tú y yo. Pero esa no deja de ser una celebración normal. Lo que suele hacer cualquier persona en estos días.

La otra, la que hace que me invada la nostalgia, es de 2016. Un par de días antes, saliendo del agua, te diste un golpe con la escalera metálica del recinto de baño. Y ahí empezó el calvario.

Una de tus uñas se puso morada y después de varios diagnósticos, se confirmó el peor: había gangrena.

Tus conocidos intentaban quitar hierro al asunto y te decían que sólo era un dedo menos, pero a mí me aterraba pensar en la intervención.

Te acababa de regalar una bolsa para que guardaras tu toalla y tus chanclas de verano y una botella de uno de tus vinos favoritos: ‘Remelluri’. Te dije que esta noche, porque ingresabas el día 1, te la bebieras entera y durmieras ‘contento’, pero fuiste más cauto y preferiste esperar.

Esa noche mamá salió con nosotros a dar un paseo. Mi estómago tenía un nudo de los nervios. Atravesando el semáforo de vuelta a casa, la cogiste por encima del hombro y yo aproveché para hacer la foto que ilustra este post. ‘Mis dos amores’, puse. Y así es. Iban abrazados las dos personas más importantes de mi vida.

Aunque parecía que la cosa no era muy grave, al final fueron 40 días en el hospital. La incompetencia médica, otra vez, hizo que cogieras una infección en quirófano que, esa vez sí, lograste superar.

La verdad es que hoy no tengo ganas de celebraciones. Hace una mañana fresca y estoy aprovechando para terminar tareas pendientes.

Hace 75 años, en 1944, moría Antonio Saint-Exupéry, el autor del inolvidable ‘El Principito’, que algunos mentecatos, en su total ignorancia cultural, dicen que es el Mr. Wonderful de la actualidad. Hay veces que te dan ganas de contestarles, pero seguramente que es lo que buscan: su minuto de gloria creando polémicas absurdas con una obra universal.

Ayer murió Mari Carmen Izquierdo, la primera mujer que se dedicó al periodismo deportivo. La que abrió el camino a todas las que hoy tenemos blogs de motor, de baloncesto, fútbol o cualquier otra disciplina.

Y aunque no te lo creas, Harry Potter cumple 39 años. Casi nada. Lo único que sentías es no haberlo pensado tú.

Bueno, cariño, que pases un buen día con tu ‘pandi’ celestial. Por aquí echo de menos no darte un abrazo de oso y un beso gigante, pero la vida es así y hay que aceptarla. ¡Te quiero, papá!

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s