La accidentada colocación de La Mariseca en la Plaza Mayor


¡Hola, papá! ¿Qué tal estás? Aquí respirando aire fresco, que falta nos hacía después de tantos días de calor inhumano

Por la noche la temperatura ha bajado tanto que a eso de las 5 de la mañana he tenido que coger una mantita para abrigarme. Una tregua climatológica que se agradece.

El verano está siendo muy distinto sin ti. Fíjate que ya estamos prácticamente en agosto y aún no he pisado la piscina.

Creo que es al único lugar al que no he vuelto desde que no estás. Quizá algún día de estos me anime y vaya, porque es bueno para mí retornar a los lugares donde vivimos tantos momentos felices.

Aún recuerdo las escarpinas que compramos el año pasado para que no te resbalaras al entrar en el agua. Veo a Sara, la socorrista, llevándote del brazo con ese cariño especial que te tiene todavía, y tú bien recto, porque cuando estabas al lado de una chica guapa, caminabas más tieso que una vela. Y después de tertulia con ella y su compañero bajo la sombrilla. Así pasabas las mañanas.

Ahora muchas noches las paso asomada a la ventana de tu despacho. Sobre todo cuando ya es tarde y no hay nadie por las calles. Me gusta el olor a humedad que desprende la máquina de riego, la suave brisa que acaricia mi cara y el silencio. ¡Bendito silencio!

Es un momento de recogimiento, de intimidad. Busco con la mirada el lucero del alba. Cuando lo encuentro, sonrió. Te siento allí. Brillas como la estrella que fuiste, eres y serás siempre.

Se me olvidaba decirte que ayer colocaron La Mariseca, que anuncia las próximas Ferias y Fiestas de Salamanca. Uno de los cohetes se desvió de su ruta e hirió, por fortuna parece que levemente, a una persona que se encontraba sentada en una terraza.

Pero ahora ya luce en lo más alto de la Plaza Mayor, si bien es cierto que falta más de un mes para celebrar la patrona de la ciudad.

Antes siempre se colocaba el 15 de agosto y solía ser otra de nuestras citas imprescindibles.

Nada más, mi amor. Me voy a hacer mis cosas y en un rato a entrenar. Hay que aprovechar días como estos para hacer ejercicio y mantenerse en forma. ¡Te quiero, papá!

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s