Seis años del accidente ferroviario de Santiago de Compostela y un ataque terrorista frustrado


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? ¡Madre mía qué calor hace! Ahora mismo el termómetro marca 39 grados y aquí no hay tregua para nadie.

Pero del clima ya hablamos demasiado y acabo de ver varias noticias que me han dejado ojiplática, especialmente una.

Un yihaidista tenía preparado un ataque terrorista para mañana en Santiago de Compostela, que celebra la fiesta grande en honor al patrón de España.

Iba a ser un atropello masivo. Una locura más de estos fanáticos religiosos que podía haber dejado un número de fallecidos y heridos incalculable.

La Guardia Civil lo ha detenido y ha evitado una masacre justo en el día en que se cumplen 6 años de otra fecha luctuosa para esta ciudad que cautivó tus sentidos hace ya tanto tiempo.

Recuerdo perfectamente la escena. Tú y yo en ‘El momento’, el bar donde solíamos tomar un refrigerio en las cálidas noches estivales. Acababa de comenzar el informativo y al oír Santiago, una vez más recurrí a Twitter para saber lo que había sucedido.

Un Alvia había descarrillado muy cerca de la capital gallega y empezaban ya a hablar de cifras de muertos que ponían la piel de gallina.

Poco a poco se iban actualizando los datos y al final el accidente se saldaba con 81 personas que dejaron la vida y 140 heridos. El tren quedó convertido en un amasijo de hierro y la fiesta suspendida ante este luctuoso acontecimiento.

Imagino que también habrás recordado esa fecha… Ayer, como te he ido contando estos días, se celebró el debate de investidura y en la primera votación, Pedro Sánchez no sacó las papeletas suficientes para ser presidente del Gobierno, por lo que habrá que esperar hasta el jueves a ver si finalmente pacta y consigue su objetivo.

No sé qué más te tenía que contar. En realidad son muchas cosas… Pero ahora me he conectado al Tour de Francia y estoy con el ventilador esperando a que termine la etapa. Antes del domingo les esperan algunas etapas duras en los Alpes.

Te dejo, pituco, porque hoy tengo un día regular. Te echo mucho de menos. Intento sonreír, pero también se me escapa alguna lágrima. No sufras. Soy fuerte, pero es inevitable que haya épocas donde el ánimo decaiga. Cuídate mucho, mi amor. ¡Te quiero, papá!

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s